Karate Ni Sente Nashi: Lo que los Maestros tenían que decir al respecto

Ésta es una versión ligeramente revisada de un artículo que originalmente apareció en el Vol.27, Nº1 de la Revista de Humanidades y Ciencias Sociales y Naturales de la Universidad de Económicas de Hiroshima (Hiroshima University of Economics Journal of Humanities, Social and Natural Sciences).


Introducción

Quizá ninguna otra frase japonesa resulta más familiar para los practicantes de Karate de todo el mundo que “Karate ni sente nashi“. Traducida típicamente como “En Karate no existe primer ataque” esta máxima ha llegado a ser conocida principalmente a través de las enseñanzas de Gichin Funakoshi. Fundador del Shotokan y, según muchos, el “padre del Karate-do moderno“, Funakoshi hizo del principio el segundo de sus Niju Kun (“Veinte Preceptos”), por detrás únicamente de la directriz de no olvidar que “El Karate empieza y termina con la cortesía” (Funakoshi, Karate-do nijukajo).

Claramente, para Funakoshi, la máxima karate ni sente nashi era de gran importancia. Además de incluirla como uno de sus “Veinte Preceptos”, expresó en un artículo para una revista en 1935 que él la “veía como [que expresaba] la esencia del Karate-do” (Funakoshi, “Karate no hanashi” 65). No es el único con esta opinión: Shoshin Nagamine, respetado fundador de la escuela Matsubayashi de Karate Shorin-ryu, escribió que, “Esta frase […] expresa la esencia del Karate okinawense” (Nagamine 13). De manera similar, Masatoshi Nakayama, durante mucho tiempo jefe de la Asociación Japonesa de Karate, declaró que, “[…] no es exagerado decir que son estas palabras las que expresan sucinta pero completamente el espíritu del Karate-do” (Nakayama 80).

Con maestros tan estimados como estos expresando sentimientos tan fuertes con respecto al significado del principio sente nashi, uno sólo puede asumir que el principio representa una forma de pensar que es – o al menos debería ser – profundamente importante para aquellos que se consideran serios practicantes del arte del Karate-do. Especificar exactamente cuál es esta manera de pensar, con todas sus sutilezas, sería quizá una tarea difícil, pero evidentemente, en su nivel más básico, la máxima al menos prohibe claramente el uso de cualquier “primer ataque” por parte del karate-ka. ¿O tal vez no?
 
 

Diferentes opiniones

Ciertamente muchos de los practicantes de Karate de hoy en día sostendrían que golpear primero es una violación de karate ni sente nashi. Iain Abernethy apunta, por ejemplo, que cuando publicó un artículo en algunas revistas británicas defendiendo el uso de ataques preventivos en ciertas situaciones:

[…] recibí un flujo de correspondencia notablemente mayor. Algunos apoyaban mucho [mi posición][…]. De aquellos que contactaron conmigo para mostrarse de acuerdo, muchos dijeron que sus grupos eran totalmente contrarios a la idea […].

Los que respondieron en desacuerdo eran a menudo MUY duros en su oposición. Sus objeciones estaban esencialmente basadas en terreno moral, pero muchos citaron “karate ni sente nashi¡como si yo estuviera animando a romper un 11º mandamiento! (Abernethy, “¡¿Golpear Primero?!” Énfasis en la última frase añadido).

Del mismo modo, en su libro Steady Training (Entrenamiento Constante), Antonio Bustillo apunta:

He oído a muchos instructores citar el slogan [sente nashi] afirmando que significa que debes esperar primero a que el oponente arremeta y ataque antes de contraatacar tú. Para reafirmar su testimonio utilizan los katas como ejemplos. “Todos los katas empiezan con una parada. […]” (Bustillo 247).

Pero existen también aquellos karatekas que no están de acuerdo con esta postura, quienes creen que el principio sente nashi no descarta necesariamente todos los primeros ataques. Estos practicantes alegan típicamente que un “primer ataque” puede también consistir en algo diferente a un golpe físico y que una vez que un oponente inicia semejante ataque el karate-ka es libre de “defenderse” golpeando primero. Abernethy, por ejemplo, dice:

Yo creo que ‘Karate-do ni sente nashi‘ y el golpe preventivo no son de ninguna manera mutuamente excluyentes y pueden existir uno junto al otro. Desde mi punto de vista, una vez un agresor ha decidido atacarnos, el ataque ya ha empezado. Entonces estamos en nuestro derecho de utilizar cualquier método apropiado para garantizar nuestra seguridad. […] Si un individuo se comporta de manera agresiva mientras intenta invadir nuestro espacio personal entonces hay una alta probabilidad de que su agresión verbal esté a punto de pasar a física. Este asalto verbal es un ataque en sí mismo y esperar hasta que el ataque se convierta en un ataque físico es extremadamente insensato. (Abernethy, Bunkai-Jutsu 122)

De forma similar, un autor anónimo, después de describir una situación hipotética en la que una karate-ka se deshace de tres hombres que la acosaron en la calle una noche, escribe:

Únicamente cuando calibramos las intenciones de nuestros oponentes obtenemos una mejor idea de “karate ni sente nashi“. […] Te rodearon a medianoche. Redujeron mae (sic) [i.e., distancia de combate]. Adoptaron kamae [i.e., posición de combate] incluso aunque sólo fuese el tipo de kamae despreocupado de pandilla callejera americana. […] Sus intenciones eran probablemente violentas por dichas acciones ya que lo anterior difícilmente puede ser interpretado como altruista.

Si sentiste que tu vida estaba en peligro por sus intenciones tu primer ataque es defensa. La guerra se desató cuando traspasaron la línea entre la intención y tu espacio personal protegido. […]

Cuando sientes la alteración de la paz es hora de atacar. […] La guerra ha empezado. Quién lance el primer golpe es irrelevante (sic). La guerra empezó con la movilización, incitación e intención percibida. […] Serías un necio aguantando hasta que el primer golpe físico haya sido lanzado hacia ti […].

[…] El artista marcial bien entrenado […] puede que encuentre ciertas situaciones […] bajo condiciones en las que justificablemente lance el primer ataque físico sin quebrantar “karate ni sente nashi“. (Karate Ni Sente Nashi)

 
 

Lo que los Maestros tenían que decir al respecto

Kohaku Iwai lista cuatro okinawenses – todos ellos legendarios artistas marciales – como “los guerreros que introdujeron el karate-jutsu en las islas principales [de Japón]”: Gichin Funakoshi, Choki Motobu, Chojun Miyagi y Kenwa Mabuni (Iwai 187-211). ¿Qué, uno se pregunta, tenían que decir estos hombres sobre la interpretación de la máxima karate ni sente nashi? En un próximo artículo se examinarán los pensamientos de Funakoshi; aquí, vamos a mirar algunos de los escritos de Miyagi, Motobu y Mabuni.
 
 

Chojun Miyagi

Hasta donde llega el conocimiento de este autor, tres documentos fueron producidos por Chojun Miyagi (o al menos tres se han hecho públicos): Goju-ryu kenpo, Ho goju donto y Karate-do gaisetsu (“Esbozo del Karate-do”) (1). Los dos primeros, escritos en 1932 y 1942 respectivamente, no contienen ninguna referencia a sente nashi. En Karate-do gaisetsu, Miyagi sí menciona brevemente el principio sente nashi, pero no de forma que sea de particular ayuda para nuestra discusión. En la versión que aparece en Ancient Okinawan Martial Arts (Antiguas Artes Marciales de Okinawa), encontramos el siguiente párrafo:

El folclore sostiene que los métodos de enseñanza de antaño se centraban principalmente en la defensa personal, prestando poca atención al entrenamiento de la mente, o cultivando el precepto “karate-do ni sente nashi” (no existe el primer ataque en karate-do). He observado la falta de consideración hacia este principio diligente, aunque, con el paso del tiempo, las políticas de enseñanza han mejorado gradualmente hacia el punto en el que ese desequilibrio, en su mayor parte, ha sido corregido. Mi convicción es que el puño y el Zen son uno y lo mismo (sic). Juntos, este equilibrio cultiva el intelecto por delante de la fuerza. La transmisión del precepto esencial del budo debe ser fomentada. (Miyagi, “Karate-do Gaisetsu” 50) (2)

Aparte de en este pasaje, Miyagi no hace ninguna otra mención a la máxima sente nashi.
 
 

Choki Motobu

Choki Motobu, en su publicación de 1932 Watashi no karate-jutsu (“Mi karate-jutsu”), expresa sus pensamientos sobre sente nashi de una forma que es directamente relevante para lo que estamos preguntando aquí. En una sección de un solo párrafo titulada Karate ni sente nashi, él escribe:

Existe un dicho, “karate ni sente nashi“. Al parecer algunas personas interpretan esto literalmente y a menudo afirman que “uno no debe atacar primero”, pero yo creo que están seriamente equivocados. Para que quede claro, ciertamente no es el espíritu del budo entrenar con el propósito de golpear a otros sin una buena razón. Asumo que ya saben que el objetivo principal de uno debe ser el entrenamiento de mente y cuerpo. El significado de este dicho, entonces, es que uno no debe dañar a otros sin motivo. Pero cuando una situación no puede ser mejorada, en otras palabras, cuando, aunque uno intenta evitar el problema, no puede; cuando un enemigo está seriamente decidido a causar daño, uno debe plantarse y luchar con ferocidad. Cuando uno pelea, adquirir control sobre el enemigo es crucial, y se debe adquirir ese control con el primer movimiento. De este modo, en una pelea uno debe atacar primero. Es muy importante recordar esto. (Motobu 58-59) (3)

De hecho, en al menos una ocasión Choki Motobu demostró realmente su disposición a golpear primero, si creemos una historia que le contaron al investigador de Karate Charles Goodin. Goodin cuenta que escuchó la historia del hijo de Motobu, Chosei, quien a su vez la había escuchado de Chozo Nakama, un antiguo alumno del viejo Motobu (4). Según la explicación ofrecida por Goodin, Choki Motobu, rondando los setenta en aquella época, asistía a una gran fiesta cuando un antiguo alumno irrumpió en ella y, blandiendo un cuchillo, desafió a Motobu. Goodin relata:

“Yo puedo utilizar esto,” declaró [el alumno] clavando el cuchillo en la mesa de Motobu, “nunca perderé la pelea”. (sic)

[…] “Yo no pelearé con ningún arma,” declaró [Motobu] con calma. “No pelearé con un cuchillo”. Aunque lo intentó lo mejor que pudo para convencer al alumno a no pelear, el alumno insistió. “¿Estás realmente decidido a pelear conmigo con un cuchillo?” preguntó Motobu. “Lo estoy,” proclamó desafiante el alumno “¡no cambiaré de opinión!”. “De acuerdo entonces,” dijo Motobu finalmente. “Te tomo la palabra, pero no deberíamos pelear dentro de la casa”.

El alumno cogió el cuchillo y se dirigió hacia la puerta. Motobu lo siguió por detrás de cerca. Justo antes de que el alumno alcanzara la puerta, Motobu le asestó una patada en la espalda, destrozándole la columna. (Goodin 12)

Asumiendo que la explicación anterior es exacta, si la situación en la que se encontró Motobu puede o no verdaderamente ser considerada una en la que el conflicto físico era inevitable es algo, quizá, abierto a debate. Sin embargo, la disposición de Motobu a golpear primero queda clara.

Puede encontrarse información adicional con respecto a los pensamientos de Motobu sobre golpear primero en Motobu Choki sensei: Goroku (“Una Colección de Dichos del Sensei Choki Motobu”) (5). Allí, listado como dicho número nueve, encontramos una declaración que aparentemente contradice el principio karate ni sente nashi: Karate wa sente de aru (“El Karate es el primer ataque”). (Nakata 42). Dada la opinión que expresa en Watashi no karate-jutsu (ver arriba), parece razonable concluir que con estas palabras Motobu pretendía resaltar la importancia de golpear primero cuando el conflicto es inevitable.
 
 

Kenwa Mabuni

Kenwa Mabuni, el fundador de la escuela de Karate Shito-Ryu, produjo una serie de publicaciones durante su vida. Entre ellas, y con Genwa Nakasone como coautor, estaba el libro Kobo kenpo karate-do nyumon, sobre el que el destacado historiador de Karate Patrick McCarthy ha escrito:

Considerado de todos su mejor trabajo […]. […] éste […] fue considerado por un escritor como el verdadero “Texto Maestro” de Karate-do. […] Mabuni Kenwa ganó amplio reconocimiento durante esa era pre-guerra con este libro y, considerando la magnitud de este trabajo, es sorprendente oír que nunca ha sido traducido al inglés. (McCarthy, “Standing” 30)

En este libro, en una sección en el capítulo 10 titulada “Comprensión correcta e incorrecta del significado de ‘Karate ni Sente Nashi‘” encontramos los siguientes comentarios extremadamente relevantes:

Existe un precepto, “karate ni sente nashi“. Entendido correctamente, éste indica una actitud mental de no estar ansioso o inclinado hacia la lucha. La norma es que sólo porque uno haya entrenado Karate no significa que pueda golpear a otros con puños o piernas sin reflexionar. Parece que hay dos tipos de interpretaciones incorrectas con respecto a este precepto, y [me] gustaría corregirlas.

La primera es una interpretación incorrecta mantenida por personas que no son practicantes de Karate. Esas personas dicen, “En todas las peleas la oportunidad de victoria se alcanza anticipándote a tu enemigo; una actitud pasiva como sente nashi es inconsistente con el budo japonés”. Semejante punto de vista olvida el propósito esencial del budo: Bu (6) adopta como su ideal la detención de la lanza (7), y su objetivo es preservar la paz. Aquellos que hacen tales declaraciones no entienden que el verdadero espíritu del budo japonés significa no ser belicoso.

Cuando nos encontramos con alguien que quebranta la paz o que nos hará daño, uno es como un guerrero que va a la batalla, y por ello es de razón que debería anticiparse al enemigo y adelantarse a su uso de la violencia. Semejante acción de ninguna manera va en contra del precepto de sente nashi.

La segunda es una interpretación incorrecta que se encuentra entre algunos practicantes de Karate. Es un punto de vista que no entiende sente nashi como una actitud, sino como un literal, una regla de comportamiento a ser seguida rígidamente. Como se apuntaba arriba, cuando es absolutamente necesario, cuando uno está ya enfrentando una batalla, es una verdad de estrategia aceptada que debería intentar aplicar sensen no sen (8) y anticiparse a las acciones del enemigo.

Como conclusión, la expresión karate ni sente nashi debería ser entendida correctamente como que una persona que practica Karate nunca debe adoptar una actitud belicosa, buscando causar un incidente; él o ella debería tener siempre las virtudes de la calma, prudencia y humildad al tratar con otros. (Mabuni y Nakasone 82-83) (9)

 

Discusión

Examinar los escritos de Chojun Miyagi revela poco con respecto a su interpretación de la máxima karate ni sente nashi. No obstante, nuestra mirada a los pensamientos de otros dos legendarios pioneros del Karate – Choki Motobu y Kenwa Mabuni – muestra claramente que ellos creían firmemente que golpear primero no tiene por qué necesariamente violar el principio sente nashi. De hecho, ambos parecen haber opinado que un primer ataque es, en ciertas circunstancias, el único curso de acción razonable para un karate-ka. Es interesante notar que, tal y como ocurre hoy en día, cuando Motobu y Mabuni estaban escribiendo sus libros (en los años treinta), aparentemente existían aquellos que veían sente nashi como una prohibición de atacar primero; ambos maestros condenan tales interpretaciones literales inequívocamente.

Dada su reputación (asumiendo aquí que era bien merecida para los propósitos de la discusión) de algo así como un rufián que tuvo más peleas de las que deberían haberle correspondido, uno podría argumentar, quizá, que las opiniones de Choki Motobu sobre lo adecuado de atacar primero deberían tomarse con una saludable dosis de escepticismo. ¿Pero qué hay de Kenwa Mabuni y sus opiniones? ¿Desde qué punto de vista deberíamos verlas? Según McCarthy, Mabuni era “un incondicional defensor de los valores morales establecidos para regir el comportamiento de los practicantes de Karate-do” (McCarthy, “Standing” 34). Si esto es cierto, entonces uno difícilmente podría “justificar” la expresada disposición de Mabuni a golpear primero como el punto de vista de alguien no preocupado particularmente por si un karate-ka se comportó de forma moralmente correcta o no. Aparentemente, cuando Mabuni (con Nakasone) afirmaron que, “[…] cuando uno está ya enfrentando una batalla, es una verdad de estrategia aceptada que debería intentar aplicar sensen no sen y anticiparse a las acciones del enemigo”, lo hizo siendo plenamente consciente de las cuestiones morales a tener en consideración.

Mark J. Tankosich
2004

 

Reconocimientos

Al autor le gustaría expresar su sincero agradecimiento a su esposa (y mejor amiga), Yasuko Okane, y a su colega y amigo, Izumi Tanaka, por su paciente asistencia en lengua japonesa. También le gustaría dar las gracias al destacado investigador de Karate Joe Swift por su útil correspondencia por e-mail, y al autor sobre artes marciales Iain Abernethy por su amable ayuda. Cualquier error es, por descontado, únicamente fallo del autor.

 
 

Notas

1. En realidad, aparentemente hay dos versiones de Karate-do gaisetsu: una escrita en 1934 y la otra en 1936 (Kinjo 54-55). Se asume que la versión de 1936 a la que se refiere Kinjo es la que aparece en Higaonna (81-88). También, el Goju-ryu kenpo que aparece en el Karate no kokoro de Toguchi, fechado 29 de agosto de 1932 y firmado “Chojun”, fue uno entregado al Sr. Kiju Azama. El autor supo a través de Swift de la existencia de un documento con el mismo título y fecha, también firmado “Chojun”, pero entregado al Sr. Tatsutoku Senaha (Swift, “Re: Miyagi Document“). Aparentemente Miyagi produjo y repartió varias copias del documento (Swift, “Re: Miyagi Translation“). Se asume que las copias, sean el número que sean, son idénticas en contenido. Finalmente, es interesante hacer notar que el título de la segunda obra mencionada – Ho goju donto – es, según Higaonna (68), una línea del poema que se encuentra en la así llamada “Biblia del Karate”, el Bubishi. Traduciendo su significado como “la forma de inhalar y exhalar es la dureza y la suavidad“, Higaonna identifica la expresión como la que inspiró a Miyagi a nombrar su estilo de KarateGoju-Ryu“.

2. Ya sea debido a diferencias en la traducción o a diferencias en las 2 versiones japonesas “originales”, la versión de Higaonna de este párrafo difiere un tanto. Sin embargo, no ofrece ninguna otra información adicional a la versión de McCarthy que sea relevante para nuestra discusión.

3. La traducción presentada aquí es del autor. Para una traducción alternativa, ver McCarthy y McCarthy (Karate-jutsu: 96).

4. A Noble le fue contada fundamentalmente la misma historia por la misma fuente (Noble 47).

5. Esta colección fue recopilada por Mizuhiko Nakata, bajo la supervisión de Kenji Marukawa. Nakata, aunque artista marcial, no fue realmente alumno de Motobu. Escribe eso desde el momento en que conoció a Motobu formalmente por primera vez (alrededor de 1935) hasta que Motobu dejó Tokyo para regresar a Okinawa (lo que Iwai sitúa en 1939), veía a Motobu al menos una vez a la semana. Cuenta que él y Motobu comían y bebían juntos (“concienzudamente”) mientras discutían sobre Karate y otras cuestiones. Motobu también realizó demostraciones para él. La segunda persona mencionada arriba, Kenji Marukawa, fue uno de los mejores alumnos de Motobu. (Nakata 56-58; Iwai 200)

6. Eso es, “bu“, la primera sílaba / ideograma de budo.

7. Esto es una referencia a la teoría de que el ideograma de bu está compuesto de los caracteres hoko y tomeru. El segundo de estos, tomeru, significa “parar / detener“. Un hoko está definido por el Diccionario Kokugo Dai Jiten como una larga arma de mano utilizada para apuñalar o empujar al enemigo. El diccionario explica además que a partir de esta arma se desarrolló la naginata (una alabarda japonesa) a finales del periodo de Heian (794-1185), y el yari o lanza al final del periodo Kamakura (1185-1333). Debería mencionarse aquí que el Shinsen Kanwa Jiten de Shogakukan también presenta otros posibles orígenes para el carácter “bu“, aparte del de “parar lanza”.

8. Sensen no sen es una de las tres clases de sen o iniciativa. Go no sen y sen no sen son las otras dos. Kim et al. define éstas como sigue: Go no sen es iniciativa reactiva o receptiva, sen no sen es iniciativa simultánea, y sensen no sen es iniciativa preventiva.

9. Según el conocimiento de este autor, el pasaje aquí presentado nunca antes ha aparecido en inglés. La traducción ofrecida es de este autor.

Bibliografía
  • Abernethy, Iain. Bunkai-Jutsu: The Practical Application of Karate Kata. Cockermouth , UK: NETH, 2002.
  • Abernethy, Iain. “Striking First?!” E-mail al autor. 20 Sept. 2002.
  • Bu“. Explicación de carácter. Shinsen Kanwa Jiten. 5ª ed. Shogakukan, 1987.
  • Bustillo, Antonio. Steady Training. Lincoln: Writers Club, 2001.
  • Funakoshi, Gichin. “Karate no hanashi“. Kaizo Julio 1935: 56-72.
  • Funakoshi, Gichin. “Karate-do nijukajo to sono kaisetsu“. Karate-do taikan. 1938. Ed. Genwa Nakasone. Ginowan, Jap.: Ryokurindo Shoten, 1991. 67-87.
  • Go no senTuttle Dictionary of the Martial Arts of Korea, China & Japan. Comp. Sun-Jin Kim, Daniel Kogan, Nikolaos Kontoggiannis y Hali Wong. Rutland: Tuttle, 1995.
  • Goodin, Charles. “Choki Motobu: Revelations from His Son, Chosei (Pt. 2)“. Dragon Times Vol. 20: 9-12.
  • Higaonna, Morio. The History of Karate: Okinawan Goju-ryu. 2ª ed. N.p.: Dragon, 1995.
  • Hoko“. Def. 1. Kokugo Dai Jiten Dictionary. Rev. ed. Shogakukan, 1988. On Microsoft / Shogakukan Bookshelf CD-ROM, Ver. 2.0.
  • Iwai, Kohaku. Motobu Choki to ryukyuu karate. Tokyo: Airyudo, 2000.
  • Karate Ni Sente Nashi: In Karate there is no First Strike. Aoinagi Karate. 3 Oct. 2002
  • Kinjo, Hiroshi. Epílogo. “Karate-do Gaisetsu: An Outline of Karate-do“. Por Chojun Miyagi. Ancient Okinawan Martial Arts Volume Two: Koryu Uchinadi. Comp. y trad. Patrick y Yuriko McCarthy. Boston : Tuttle, 1999. 54-55.
  • Mabuni, Kenwa, y Genwa Nakasone. Kobo kenpo karate-do nyumon. 1938. Ginowan, Jap.: Yojusha, 1996.
  • McCarthy, Patrick. “Standing on the Shoulders of Giants: The Mabuni Kenwa Story“. Ancient Okinawan Martial Arts Volume Two: Koryu Uchinadi. Comp. y trad. Patrick y Yuriko McCarthy. Boston: Tuttle, 1999. 1-37.
  • McCarthy, Patrick, y Yuriko McCarthy, trad. Watashi no karate-jutsu. Por Choki Motobu. My Art of Karate. Comp. y trad. Patrick y Yuriko McCarthy. Virginia, Austral.: International Ryukyu Karate Research, 2002. 74-110.
  • Miyagi, Chojun. “Goju-ryu kenpo“. Karate no kokoro. Seikichi Toguchi. Tokyo: Okinawa Bunka Kyokai, 1986. 129-33.
  • Miyagi, Chojun. “Ho goju donto: Karate zakko“. Gekkan bunka Okinawa. Aug. 1942: 4-7.
  • Miyagi, Chojun. “Karate-do Gaisetsu: An Outline of Karate-do“. Ancient Okinawan Martial Arts Volume Two: Koryu Uchinadi. Comp. y trad. Patrick y Yuriko McCarthy. Boston : Tuttle, 1999. 39-55.
  • Motobu, Choki. Watashi no karate-jutsu. Nippon denryu hyoho motobu kenpo. Superv. Chosei Motobu. Kawaguchi , Jap.: Sojinsha, 1993. [61-173.]
  • Nagamine, Shoshin. The Essence of Okinawan Karate-do. Rutland: Tuttle, 1976.
  • Nakata, Mizuhiko. Motobu Choki sensei: Goroku. Superv. Kenji Marukawa. Ed. Tamotsu Onuma. 1978. Motobu Choki seiden: Ryukyu kenpo karate-jutsu tatsujin. Ed. Tamotsu Onuma. Kawaguchi , Jap.: Sojinsha, 1993. 39-58.
  • Nakayama, Masatoshi. Karate-do: Seishin to giho. Nagano, Jap.: Kazusa, 1985.
  • Noble, Graham. “A Meeting with Chosei Motobu” (Un encuentro con Chosei Motobu). Classical Fighting Arts, Issue 1: 41-47.
  • Sen no senTuttle Dictionary of the Martial Arts of Korea, China & Japan. Comp. Sun-Jin Kim, Daniel Kogan, Nikolaos Kontoggiannis y Hali Wong. Rutland: Tuttle, 1995.
  • Sensen no senTuttle Dictionary of the Martial Arts of Korea, China & Japan. Comp. Sun-Jin Kim, Daniel Kogan, Nikolaos Kontoggiannis y Hali Wong. Rutland: Tuttle, 1995.
  • Swift, Joe. “Re: Miyagi Document.” E-mail al autor. 10 Oct. 2003.
  • Swift, Joe. “Re: Miyagi Translation.” E-mail al autor. 20 Oct. 2003.

Fuente:
Karate ni Sente Nashi: What the Masters Had to Say
Traducción al español: Víctor López Bondía [Con la autorización de Mark Tankosich]

Anuncios

Una respuesta a “Karate Ni Sente Nashi: Lo que los Maestros tenían que decir al respecto

  1. Particularmente, me gusta pensar en unas palabras extraídas de ‘Hamlet’ cuando Polonio le dice a su hijo Laertes: ‘Guárdate de riñas, pero, si peleas, haz que tu adversario se guarde de ti.’. Un karateka no debe iniciar nunca una acción violenta sin motivo (es contrario al Dojo-Kun), pero si no le dan otra opción debe dejar claro desde el primer momento lo que es capaz de hacer. A veces, una primera acción disuasoria puede ser suficiente.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s