Teoría y aplicación del kata tradicional: Un arte con mil caras

¿Qué es elegante y fluido, aunque dinámico, en el exterior, pero metódico, simplista y brutal en el interior? Si ha respondido kata1, no sólo ha acertado, evidentemente conoce algo sobre el Karate que aparentemente ha pasado inadvertido por toda una generación de aprendices más impresionables pero menos informados. Demasiado a menudo juzgado por su apariencia, y en ocasiones incluso comparado con un libro, lo que se ve en la superficie nunca es lo que contiene el interior2 del kata.

Durante un tiempo práctica reservada muy bien guardada3, los kata son precisamente la razón por la que Karate, como arte, ha sido conservado y transmitido hasta día de hoy. Su herencia se remonta a los progenitores chinos del Quanfa4. Lamentablemente, la fórmula única en su día utilizada para asistir en la entrega de las intenciones contextuales culminadas en el kata se perdió tras la modernización del Karate, que oscureció los principios de aplicación defensiva originales. Yo sostengo que la intención original expuesta por los pioneros era que los aprendices estudiaran los HAPV (Actos Habituales de Violencia Física) (este incomprendido proceso analítico es lo que se conoce como bunkai-jutsu) para que pudieran entender cómo se desarrollaban y empleaban las estrategias tácticas y prácticas de aplicación (oyo-jutsu). Utilizando circunstancias de aprendizaje seguras (normalmente el entorno de un dojo), los HAPV eran recreados sistemáticamente y las estrategias tácticas reconstruidas metódicamente en ejercicios por parejas. Tales esfuerzos eran repetidos con grados de intensidad paulatinos o exponenciales dependiendo completamente de la aptitud individual de cada alumno hasta que se revelaba una espontaneidad funcional y uno desarrollaba la capacidad para utilizar eficazmente los principios de aplicación independientemente de los HAPV.

Kanki Izumigawa

Kanki Izumigawa, un alumno de Seko Higa, ejecutando un derribo de sacrificio.

A través de este proceso embrionario, y el desarrollo del “dojo“, los profesores profesionales descubrieron la necesidad de ritualizar la recreación en solitario de estas prácticas defensivas en compuestos individuales como la base de su programa de estudios. Con la intención de ser dispositivos mnemotécnicos, los compuestos en solitario ayudaron a los innovadores a ensamblar y recordar la miríada de estrategias tácticas que desarrollaron.

Originalmente, los compuestos en solitario no se desarrollaron para impartir la lección en sí, sino en lugar de ello para culminar lo que ya había sido enseñado. Además de solidificar su plan de estudios, deduje que reuniendo múltiples compuestos en plantillas individuales, los pioneros pudieron mejorar también el acondicionamiento físico, mental y holístico, fortaleciendo por tanto el proceso de aprendizaje global.

Este fenómeno acunó el nacimiento de aquello que el Kenpo/Quanfa chino llama Hsing (o kata en japonés). Muchos de los kata más antiguos transmitidos en el Karate okinawense tradicional (Ryukyu Kenpo – las prácticas de Quanfa del viejo Reino Ryukyu de Okinawa) trazan sus raíces hasta este fenómeno.

Como investigador, no rechazo los dogmas del Karate, pero sí estoy en desacuerdo con su interpretación moderna del kata. En un esfuerzo por resolver la ambigüedad que envuelve la historia y teorías técnicas del kata, espero sinceramente que encuentre convincente el análisis que yace ante usted.

Kanki Izumigawa

El maestro de Goju-ryu Kanki Izumigawa ejecutando un derribo.



Actos Habituales de Violencia Física

A través de años de investigación y estudio establecí una teoría de que los primeros pioneros desarrollaron prácticas funcionales de autodefensa construidas sobre el conocimiento que extrajeron de la experiencia empírica. Considerar esta hipótesis pragmática ayuda a resolver la frustrante ambigüedad que envuelve su prehistoria. Y más importante, semejante análisis también presenta la fase previa por la que identificar y catalogar los actos habituales de violencia física (HAPV), en modalidades de aprendizaje separadas (y en última instancia combinadas), es de suma importancia para entender cómo evolucionó todo el proceso de aprendizaje.

Alumnos de Karate en Japón entrenando en un tejado, alrededor de 1934.



Ejercicios por parejas

Yo creo que cuando un estudiante comprende la brutal mentalidad asociada comúnmente a la violencia física injustificada, la única manera práctica a través de la cual se podían aprender y dominar (por la persona corriente) aptitudes funcionales de respuesta defensiva (contra los clásicos 36 actos habituales de violencia física), era a través de recrear cada acto de violencia física en un entorno controlado. Posteriormente, deduje que por medio de ensayo y error, en un entorno controlado con un mentor experimentado, y reduciendo el riesgo real de serias lesiones, a los estudiantes se les proporcionaba la oportunidad de probar y explorar qué principios defensivos eran más efectivos para su complexión física y personalidad. Además, mi teoría de ejercitación por parejas tiene en cuenta la posibilidad de cómo podía mejorar exponencialmente cada estudiante hasta que el proceso alcanzaba su resultado: Haber establecido suficiente espontaneidad funcional como para que cualquier HAPV, o combinaciones de los mismos, pudiera ser superado con eficacia.



Rituales

Los resultados finales de mi prolongada investigación sobre los orígenes y evolución del kata revelaron una teoría sorprendentemente simple, una que está continuamente ganando mayor aceptación en nuestra extremadamente crítica y altamente inflexible comunidad internacional de Karate. Concluí que cuando el agresor era eliminado de la práctica por parejas, lo que quedaba era una recreación en solitario de su aplicación defensiva. Para establecer metodologías de enseñanza más mejoradas, mientras se mantenían rígidos rituales de secretismo, deduje que los pioneros innovadores continuaron hasta ritualizar la plétora de prácticas de aplicación defensiva en solitario en plantillas individuales únicas, cada una identificada con su propio nombre especial (es decir, Grulla sobre una Roca, Guardián Cierra la Puerta, Dragones Dobles Saliendo al Mar, etc.). Como incluso el análisis más rudimentario de los kata clásicos revela una configuración de técnica compuesta, naturalmente concluí que los primeros pioneros de nuestra tradición unieron ingeniosamente sus plantillas en solitario en mecanismos mnemotécnicos únicos (Hsing/kata) no sólo para recordar lecciones importantes sino para cultivar conceptos holísticos también.

En base a esta hipótesis, yo, por lo tanto, no creo que el kata, cuando se aprende por sí mismo, tuviera en ningún momento la intención de impartir instrucción de autodefensa, sino en su lugar, culminar las importantes lecciones ya aprendidas y fomentar aquellos atributos físicos requeridos que cualquier sistema funcional necesita. Lógicamente, esta creencia no descarta los beneficios holísticos obviamente asociados a la práctica de kata en solitario, pero sólo para proporcionar una explicación pragmática defensiva donde anteriormente no existía una.

Finalmente, con respecto al inmenso número de estilos y kata, creo que son variaciones sobre temas comunes y linajes separados desarrollados durante muchas generaciones debido en gran parte a preferencias individuales, comprensión personal, interpretaciones variables y refriegas de poder político. Durante tales épocas, los nombres cambiaron para reflejar el linaje y las plantillas fueron reconfiguradas o reinterpretadas. Reconocer la importancia de esta teoría no sólo amplia nuestra comprensión de su prehistoria, sino que hace más profunda nuestra perspectiva y apreciación del arte.



Física y Biomecánica

El conocimiento y aplicación de la física común es un elemento integral de la aplicación defensiva efectiva. Por sus estructuras anatómicas únicas, especialmente en lo que respecta a extremidades y cuello, las palancas comunes pueden ser aplicadas y se aplican fácilmente con el conocimiento de la física fundamental. Para poder transferir energía con eficacia a cualquier estructura anatómica dada, durante una confrontación defensiva, se hace necesario entender cómo mover el cuerpo correctamente. El estudio secundario de la biomecánica proporciona al karateka la forma más eficiente de transferir eficazmente fuerza cinética tanto de baja intensidad como de mayor velocidad con el expreso propósito de obstaculizar la función motriz: el resultado objetivo de la defensa personal.

Miyagi Chojun

Un retrato formal de Chojun Miyagi, fundador del Karate-do Goju-ryu.


Anatomía y Fisiología Funcional

Reconociendo el valor que la física y la biomecánica tienen en el Karate, no es demasiado exagerado concluir por qué aprender cómo está construido el cuerpo humano y entender sus funciones básicas puede mejorar la aplicación global del arte del individuo.

Naifanchi Shodan - Okinawa

Alumnos de la Universidad Prefectural de Profesores de Okinawa practicando el kata Naifanchi Shodan.

Comprender las estructuras y funciones anatómicas revela vulnerabilidades específicas y proporciona a los estudiantes valiosas ideas para la explotación física. A través de mi investigación, llegué a cinco puntos fundamentales respecto a cómo se impartía el proceso de aplicación en el aprendizaje de la vieja escuela:

  1. Localización anatómica (El área precisa a ser atacada)
  2. Herramienta para la transferencia de energía (Puño, pie, codo, rodilla, etc.)
  3. Ángulo (El ángulo de transferencia de energía, es decir, 45º, 90º, etc.)
  4. Dirección (La dirección de transferencia de energía, es decir, de atrás a delante, perpendicular a la localización, etc.)
  5. Intensidad de transferencia de energía (Cuánta fuerza se requiere durante la transferencia de energía)


Hojo Undo

Las alternativas de entrenamiento suplementario son una expresión creativa de necesidad y perspicacias individuales para apoyar la red de cualquier sistema funcional. Ejemplos clásicos son makiwara, pesas de piedra, etc.



Antropología

Con una prehistoria terriblemente ambigua, las raíces de esta enrevesada tradición están enterradas en un cementerio de mito indeleble y convincente leyenda vinculada al Budismo Zen y el Monasterio Shaolin. En realidad, las raíces del Karate yacen en varios tipos de Quanfa de Fujian, que de algún modo encontraron su camino hasta Okinawa durante la última parte de su viejo Reino Ryukyu. Recopilado, estudiado y finalmente modernizado, a principios del siglo XX, con el propósito de ser introducido como un complemento a la educación física en el sistema escolar de Okinawa, el Karate-jutsu fue transformado por la cultura japonesa del Budo tras ser introducido en las islas principales. Aunque la antropología histórica y socio-cultural no se encuentra precisamente al frente de los talentos de enseñanza de la mayoría de instructores, no debería ser excluida de los estudios independientes de uno. A través de tales estudios los estudiantes puede ser capaces de descubrir y entender mejor cómo las costumbres, idioma, panorama cultural, ideología social inflexible y convicción espiritual dieron forma a la evolución, teorías y etos del Karate-do.



Filosofía Moral

Un error que comete a menudo el karateka moderno, al intentar comprender orígenes conceptuales, teorías clásicas de aplicación y filosofía moral del Karate-do, es depender demasiado de asunciones contemporáneas. El conocimiento que hoy se da por sentado estaba originalmente encerrado en un hermético ritual de secretismo conocido únicamente por una selecta minoría que había superado la dura prueba del tiempo. Por la misma razón por la que uno nunca confiaría un arma cargada a manos inmorales, así también los primeros pioneros de esta tradición creyeron que adoptar un cuerpo de filosofía moral para gobernar el comportamiento ético de aquellos que dominaran sus brutales secretos superaba el aprender a pelear.



Espiritualismo

Dándose cuenta de que la fuente de la debilidad humana yace en el interior, los primeros innovadores, muchos de ellos ermitaños espirituales, comprendieron que el trayecto final del hombre tenía que ser hacia dentro, no hacia fuera. Descubrir la fuente de la debilidad humana la localización interna donde las batallas de un hombre deberían ser libradas y ganadas primero, antes de poder mejorar las circunstancias externas de su vida diaria. Transmitiendo esta verdad a través de su disciplina defensiva, la búsqueda de emancipación y armonía llegó a ser un viaje más deseado que el vehículo físico utilizado para alcanzarlo.



El Todo

A pesar de las muchas opiniones que sostenemos como ciertas, el Karate-do continúa como un método de auto-protección, un estilo de vida disciplinado, una forma única de actividad física, un deporte competitivo y una industria comercial. Identificando sus partes individuales, y estudiando los principios sobre los que descansan, somos capaces de resolver mejor la ambigüedad que envuelve lo que el Karate-do es, y lo que no es.

Kung Fu - Ceja Blanca

Postura del estilo de Kung Fu Ceja Blanca.

Una de las cosas más fascinantes de ahondar en la historia y evolución de esta maravillosa tradición es lo mucho que uno puede aprender sobre la cultura, filosofía y personas que dieron forma a su práctica. Al hacerlo, se despliega un mensaje de proporciones más importantes. ¿Qué podría mejorar nuestra comprensión global del Karate más que seguir los pasos de aquellas personas responsables de promoverlo? Estudiando la antropología de esta tradición se hace evidente que muchos de los primeros pioneros establecieron una simbiosis con el Karate que sus vidas llegaron a ser tanto un producto del arte, como el arte producto de sus vidas. Con el aprendizaje del arte viene la responsabilidad de mantener este conocimiento vivo, una responsabilidad que se extiende más allá del Karate hasta la sociedad en conjunto. El Karate acondiciona el cuerpo, cultiva la mente y nutre el espíritu.

Yabu Kentsu - Kumite

Kentsu Yabu demostrando Karate kumite.



Conclusión

La intención original expuesta por los pioneros de nuestra tradición era que los alumnos estudiaran los actos habituales de violencia física (HAPV) de manera que pudieran entender cómo se empleaban y fueron desarrolladas las estrategias tácticas y prácticas de aplicación (oyo-jutsu); este incomprendido proceso analítico es lo que se conoce como bunkai-jutsu.

La práctica moderna de estudiar el kata para descubrir aplicaciones funcionales se llama “ingeniería inversa”. Utilizando circunstancias de aprendizaje seguras (un entorno de dojo), los HAPV fueron recreados sistemáticamente en ejercicios por parejas donde las estrategias tácticas se reconstruían metódicamente. Tales prácticas se repetían con grados de intensidad graduales o exponenciales, dependiendo completamente de la aptitud individual de cada estudiante, hasta que se revelaba una espontaneidad funcional y uno desarrollaba la capacidad de utilizar eficazmente los principios de aplicación independientemente de los HAPV. A través de este proceso embrionario los primeros pioneros descubrieron por primera vez la necesidad de ritualizar la recreación en solitario de estas prácticas defensivas en compuestos individuales. Con la intención de ser mecanismos mnemotécnicos, los compuestos en solitario ayudaron a los innovadores a ensamblar y recordar la miríada de estrategias tácticas que desarrollaron. Originalmente, los compuestos en solitario no se desarrollaron para impartir la lección en sí, sino en lugar de ello para culminar lo que ya había sido enseñado. Además de solidificar su plan de estudios, los pioneros razonaron que reuniendo múltiples compuestos en plantillas individuales, podían mejorar también el acondicionamiento físico, mental y holístico, fortaleciendo por tanto el proceso de aprendizaje global. Este fenómeno acunó el nacimiento de aquello que el Kenpo/Quanfa chino llama Hsing (o kata en japonés). Muchos de los kata más antiguos transmitidos en el Karate okinawense tradicional (Ryukyu Kenpo – las prácticas de Quanfa del viejo Reino Ryukyu de Okinawa) trazan sus raíces hasta este fenómeno.

Yabu Kentsu - Kumite

Kentsu Yabu demostrando Karate kumite en la Universidad Prefectural de Profesores de Okinawa.

Patrick McCarthy

Notas

1 Hsing (pronunciación chino mandarín) es su equivalente en Quanfa.

2 Los significados más secretos del kata representan principios únicos de aplicación defensiva contra actos de violencia física variables, que no son evidentes para el ojo desentrenado. A menudo se hace referencia a ellos como kakushi (secretos), entender cómo utilizar el kata requiere una comprensión funcional de su base contextual.

3 Hasta principios del siglo XX, el kata había sido, por lo general, una práctica secreta “a puerta cerrada” en Okinawa.

4 Quanfa es la pronunciación en chino mandarín de dos ideogramas separados, Quan y Quan, que significa Ley del Puño.

Patrick McCarthy (1954) es Fundador e Instructor-Jefe de la International Ryukyu Karate Research Society (Sociedad Internacional para la Investigación del Karate de Ryukyu). Tiene casi 40 años de experiencia en Karate y recibió su acreditación como 8ºDan de manos de Kinjo Hiroshi. McCarthy es bien conocido por su traducción del Bubishi y es el pionero de su teoría HAPV (actos habituales de violencia física).

Para más información sobre Patrick McCarthy o su teoría HAPV, por favor visite: www.koryu-uchinadi.com

Fuente:
Theory & Application of Tradition Kata
Traducción al español: Víctor López Bondía [Con la autorización de Patrick McCarthy]

Meibukan Magazine 7 - Junio 2006

Meibukan Magazine

(Nº7 – Junio 2006)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s