¿Qué es Kata?

Hay muchos puntos de vista diferentes acerca de qué es el kata. Se ha dicho que el kata es el alma del Karate, un repositorio de “secretos” olvidados, una forma de meditación en movimiento, un “mapa” del panorama combativo, un baile sin sentido, o una reliquia arcaica que debería ser abandonada. Desde mi punto de vista el kata puede ser todas esas cosas, y todas esas opiniones pueden tener mérito. Fundamentalmente todo se reduce a qué se entiende por “kata“, los antecedentes del artista marcial, y su experiencia en kata. En este artículo me gustaría explorar lo que es para mí el kata de Karate y por qué pienso de esa manera. Para identificar claramente lo que es el kata, también necesitamos identificar lo que no es. Yo no veo el kata como una alternativa a la práctica real. La principal razón por la que mantengo esa opinión es que el kata es obviamente un pobre sustituto del combate porque no implica un flujo libre de intercambio entre el karateka y un oponente u oponentes. Otra razón por la que no veo el kata como una alternativa a la práctica real es porque ninguno de los viejos maestros dijeron que lo fuera. Los escritos del pasado apuntan claramente a un vínculo entre kata y kumite (combate); pero en ningún momento sugieren que son intercambiables: Hironori Otsuka (Karate Wado-Ryu) escribió: “Las Artes Marciales progresan desde kata, a kumite, hasta combate”. En su libro de 1926 Ryukyu Karate Kempo, Choki Motobu escribió: “Kumite es una pelea real utilizando muchos estilos básicos de kata para luchar con el oponente”. Gichin Funakoshi (Karate-do Kyohan): “El combate no existe separado del kata sino para la práctica del kata“. Chojun Miyagi (fundador del Goju-Ryu) escribió en su Karate-do Gaisetsu (Esbozo de Karate-do): “A través de la práctica del combate el significado práctico del kata llega a ser evidente”. Hay muchos otros ejemplos aparte de los anteriores, pero lo que podemos ver claramente es la opinión de que kumite y kata están vinculados. Lo que no vemos es la opinión de que kata es equivalente a combate. Tampoco vemos el punto de vista sobre el otro extremo de que el kata no tiene ningún vínculo con el combate. Así que si el kata realmente tiene un vínculo con el kumite, ¿cuál es la naturaleza de ese vínculo? Para responder a esa cuestión necesitamos ver cómo surgieron los katas en un primer momento. Los katas fueron creados principalmente para registrar los métodos de lucha de un determinado individuo. Veamos el kata Kushanku (llamado “Kanku-Dai” en Karate Shotokan) como ejemplo. La historia nos cuenta que hubo un oficial chino con el título de Kushanku, y que uno de sus alumnos fue un caballero llamado Tode Sakugawa. Se dice que Kushanku llegó a Okinawa en los años 1750s y mientras estuvo allí dio demostraciones de sus métodos de lucha. Según un testigo presencial – el capitán de un barco que desembarcó en Okinawa y fue por tanto interrogado por las autoridades – Kushanku era un hombre pequeño y sus métodos incluían colocar una mano sobre el oponente mientras golpeaba con la otra mano. También se nos dice que Kushanku también utilizaba efectivos movimientos de pierna “perforantes”. Tode Sakugawa se convirtió en alumno de Kushanku y es a él a quien se le atribuye la creación del kata del mismo nombre. El kata Kushanku existe por tanto para registrar el sistema de lucha de Kushanku el hombre. Habiendo creado el kata, sin duda era utilizado por Sakugawa para ensayar y reforzar las enseñanzas de Kushanku cuando entrenara por su cuenta. El hecho de que Sakugawa enseñara el kata a otros muestra que el kata era también utilizado como un método para comunicar estas enseñanzas a subsiguientes generaciones. No sería posible registrar todas y cada una de las técnicas de Kushanku. Sin embargo, sería posible registrar técnicas que ilustraran los principios clave de las enseñanzas de Kushanku. A través de la práctica de estas técnicas, el alumno podría identificar estos principios clave y por consiguiente practicar una gran cantidad de métodos que expresaran aquellos principios; tanto si estos ejemplos específicos se encuentran en el kata como si no. La idea de que el kata es principalmente un registro de principios, a diferencia de técnicas, está expresada en los escritos unos cuantos maestros del pasado. El decimoctavo precepto de Karate de Gichin Funakoshi era: “El kata siempre debe realizarse con exactitud; el combate es otra cuestión”. En las explicaciones de Genwa Nakasone de ese precepto – que Funakoshi aprobó – se expone: “En combate real no será aceptable estar coartado por los rituales del kata. En lugar de eso, el estudiante debería trascender el kata, moviéndose libremente según los puntos fuertes y débiles del oponente”. Hironori Otsuka (fundador del Wado-Ryu) escribió: “Es obvio que estos katas deben ser entrenados y practicados lo suficiente, pero uno no debe estar “atascado” en ellos. Uno debe apartarse del kata para producir formas sin límites o de otro modo llega a ser inútil… Es importante alterar la forma del kata entrenado sin dudar para producir otras incontables formas de entrenamiento. Esencialmente, es un hábito – creado a través de largos periodos de entrenamiento. Como es un hábito, cobra vida sin vacilación – por la mente subconsciente.” (Wado-Ryu Karate páginas 19-20) Kenwa Mabuni (fundador del Shito-Ryu) en 1934 (Karate Kenkyu/Cómo Realizar Kata Correctamente) escribió: “Es imposible crear ejercicios de dos personas que contengan todas las técnicas y sus variantes. Sin embargo, si uno practica kata correctamente, servirá como base para realizar cualquiera del gran número de variantes que puede que se lleguen a necesitar”. (Se puede encontrar online una magnífica traducción completa al inglés por Mark Tankosich buscando en Google “Mark Tankosich Kenwa Mabuni Karate Kenkyu”). Por todo lo anterior podemos ver que el kata era visto como algo a ser trascendido. No se trataba de ejemplos específicos, sino de los principios exhibidos y comunicados por aquellos ejemplos específicos. Por tomar una línea del clásico de las artes marciales Enter the Dragon (N.T.: “Operación Dragón”): “Es como un dedo apuntando a la luna: no te concentres en el dedo o te perderás toda esa gloria celestial“. Lo mismo pasa con el kata: Si nos concentramos demasiado en el ejemplo, nos perdemos el principio que el ejemplo se supone debe comunicar. Ahora hemos visto que los viejos maestros decían que kata y kumite están relacionados. También hemos visto que los katas fueron creados para registrar técnicas que abarquen los principios clave de un sistema de lucha dado. Ahora me gustaría volver a la naturaleza del vínculo entre kata y kumite. Creo que una buena analogía entre kata y kumite es la de recetas y cocinar. Una receta es un conjunto de instrucciones que permiten al chef cocinar buena comida. El kata es un conjunto de instrucciones que permiten al practicante explorar un conjunto dado de conceptos combativos. Poseer un libro de recetas no hace a uno un chef. De la misma manera, conocer katas no te hace un artista marcial. Un chef necesita cocinar y el artista marcial necesita pelear. Decir que el kata es un sustituto del kumite es un poco como decir que deberíamos comer libros de recetas. El chef lleva las recetas a la cocina, y cocina en línea con esas recetas. Del mismo modo, el artista marcial necesita llevar los principios del kata al combate. El kata es un registro de principios para obtener superioridad en combate. Creo que ahora estamos en posición de responder a la cuestión “¿Qué son los katas de Karate?”. A la luz de todo lo que hemos discutido, los katas de Karate pueden ser definidos como principalmente: Una plantilla física individual, constituida por acciones combativas, creada para registrar los principios clave de un sistema de lucha dado de manera que esos principios puedan ser transmitidos a generaciones posteriores. En base a los escritos de los maestros pasados, lo que sé de la historia del Karate, y mi propio razonamiento, esto es lo que el kata de Karate es para mí. Como se discutió previamente, también puede ser otras cosas. Sin embargo, lo primero y más importante es que el kata es un registro de principios combativos. Para hacer uso efectivo de esos principios combativos necesitamos ir más allá de la forma individual hasta practicar las técnicas con un compañero (de forma realista) de manera que podamos interiorizar los conceptos subyacentes y después expresar libremente esos conceptos en combate. Cubriré este proceso con más detalle en siguientes artículos. También exploraremos los aspectos “secundarios” del kata con la esperanza de cubrir todos los puntos positivos y dificultades del kata. No obstante, por ahora espero que hayan disfrutado de esta exploración de lo que es el kata de Karate y, independientemente de si está de acuerdo conmigo o no, también espero que este artículo haya proporcionado estímulo para la reflexión.

Iain Abernethy

Fuente: “What is Kata?” Traducción al español: Víctor López Bondía [Con la autorización de Iain Abernethy]
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s