Practicar Kata correctamente por Kenwa Mabuni

[Traducción por Mark Tankosich, MA]

Esta traducción apareció originalmente en el Vol.29, Nº1 de la Revista de Humanidades y Ciencias Sociales y Naturales de la Universidad de Económicas de Hiroshima (Hiroshima University of Economics Journal of Humanities, Social and Natural Sciences).


Introducción del traductor

A lo largo del curso de la relativamente corta historia del Karate en occidente, uno de los aspectos más debatidos y discutidos de este arte marcial ha sido el del entrenamiento de kata. Los practicantes han tanto solicitado como expresado opiniones sobre cosas tales como si practicar kata es una manera efectiva de aprender a defenderse uno mismo o no, qué tan prominente debe ser el rol que la práctica de kata juegue en nuestro entrenamiento de Karate, el número de kata que uno debería “saber”, e incluso si la práctica de kata es necesaria o no.

Una voz que puede hablar con algo de autoridad con respecto a este tópico es la de Kenwa Mabuni, el fundador de la escuela de Karate Shito-Ryu y uno de los cuatro okinawenses a los que típicamente se les atribuye la introducción del Karate en Japón (Iwao 187-211). Mabuni aprendió de legendarias figuras tales como Anko Itosu, Kanryo Higashionna, Go Kenki, Seisho Aragaki y Chomo Hanshiro (McCarthy 1-37), y se dice que conocía casi todos los kata que existían en Okinawa (McCarthy 11; Iwai 207, 210) (1). Y no sólo eso sino que el venerado Sensei de Karate (y contemporáneo de Mabuni) Hiroshi Kinjo le contó a McCarthy que, siempre que alguien – incluido el famoso Gichin Funakoshi – quería aprender, corregir, o entender mejor las aplicaciones de un kata, era Mabuni la persona a quien se dirigían (McCarthy 25). Claramente, el fundador del Shito-Ryu era un experto (si no el experto) cuando se trataba de kata.

Además de su pericia en lo que algunos llamarían el lado “teórico” del Karate (i.e., práctica de formas y análisis), Kenwa Mabuni aparentemente también tuvo algo de experiencia en el lado más “práctico” del arte: McCarthy escribe que uno de los mejores alumnos de Mabuni, Ryusho Sakagami, describió a su maestro como alguien que tuvo su parte de encontronazos callejeros cuando trabajaba como oficial de policía. McCarthy también continúa diciendo que el hijo de Mabuni, Kenei, “dijo que su padre a menudo le contaba cómo su Karate-do le había ayudado como policía de calle” (McCarthy 24) (2). De forma similar, Noble informa que Kenei escribió:

En sus días de juventud muchas personas desafiaban a mi padre a ‘kake-dameshi‘ (combate por desafío o intercambio de técnicas)… Él aceptaba estos desafíos… Cada contendiente traía un acompañante. No había ningún dojo especial como los hay hoy, solíamos entrenar y pelear en campo abierto. No había iluminación en las calles por lo que después de anochecer solíamos luchar los combates de desafío a la luz de linternas. Bajo esta tenue luz los contendientes peleaban, y entonces después de un rato los acompañantes intervenían y paraban la pelea… A mi padre a menudo le lanzaban esa clase de desafíos… (Noble) (3)

De este modo, Mabuni dificilmente podría ser considerado un “tigre sobre el papel” que destacó sólo en kata: Dadas las explicaciones de arriba, el fundador del Shito-Ryu parecía haber conocido también la naturaleza de la “pelea real” y las situaciones de autodefensa. Claramente, sus pensamientos sobre el rol del kata en el entrenamiento de Karate son dignos de estudio.


El Contexto de “Practicar Kata Correctamente”: Karate kenkyu

El pequeño ensayo de Mabuni aquí traducido, “Kata wa tadashiku renshu seyo” (“Practicar Kata Correctamente”), apareció en el libro Karate kenkyu (“Investigación de Karate”), que fue publicado por primera vez en 1934, y republicado posteriormente en 2003. El libro es una colección de ensayos y otros escritos por parte de variados autores. Además de “Practicar Kata Correctamente”, Mabuni también contribuyó a la publicación con sus dos páginas sobre “Kumite no kenkyu” (“Investigación sobre Kumite”). Algunos de los otros títulos encontrados en Karate kenkyu incluyen: “Seikan wo ronjite do-sei itchi ni yobu” (“Discutiendo el Concepto de Observar en Calma: Acción y Quietud Juntas”) por Gichin Funakoshi (5), “Karate isseki-tan” (“Una Noche Hablando Sobre Karate”) por Choki Motobu (6), “Chibana-shi no Kusanku” (“El Kusanku de Chibana”) por Kanken Toyama (7) y “Karate-den” (“Historias de Karate”) por Hoan Kosugi (8). Entre las otras partes del libro se encuentran títulos tan variados como “El Puño y Virtud”, “Los Efectos del Karate-jutsu sobre la Presión Sanguínea y Orina”, “Zen y Kendo”, “Cuestiones de Pie y Cadera”, “Una Chica Karate-ka” y “El Actual Estado del Mundo del Karate”. En total (y excluyendo la mención de las cuatro páginas de fotos del principio), el índice de contenidos del libro de 135 páginas Karate kenkyu lista 36 ensayos y otros artículos (9).

El editor de Karate kenkyu fue un hombre llamado Genwa Nakasone. Aunque quizá no resulte familiar a los practicantes de hoy en día, Nakasone estuvo involucrado a lo largo de su vida en varias publicaciones relacionadas con el Karate en calidad de editor o escritor. El Karate-do taikan de 1938, para el que fue editor, fue, según McKenna, “de todos los primeros trabajos sobre Karate-do publicados durante los años treinta, uno de los más completos e importantes…” (McKenna 28). Kobo kempo karate-do nyumon, del que Nakasone fue coautor con Kenwa Mabuni, ha sido descrito (de nuevo, por McKenna) como, “… uno de los textos más detallados sobre Karate-do jamás escritos” (McKenna 28). En un comentario un tanto diferente, McCarthy afirma que a Nakasone se le recuerda por haber organizado la así llamada “Reunión de Maestros” en 1936 (McCarthy 30) (10).

Es interesante notar que, aunque nos hemos referido aquí a Karate kenkyu como a un “libro”, sería descrito con mayor exactitud como el primer número de una revista, si se le puede llamar así. En el epílogo del editor al final de la publicación, Nakasone escribe: “Al fin puedo presentar el primer número de Karate kenkyu” (11). Después continua explicando que, “Al principio, quería que fuese una publicación mensual, después de estudiar varias opciones, me di cuenta de que todavía es demasiado pronto para eso… De momento me gustaría hacerla trimestral…” (Nakasone 135) Lamentablemente, parece que nunca se lanzaron ediciones posteriores de Karate kenkyu, pero la intención original de publicar esas ediciones regularmente proporciona un contexto más comprensible para los objetivos detallados para la publicación en una de sus primeras páginas:

  1. Ser un mecanismo de investigación exhaustiva para el desarrollo del Karate-do de nuestro país, incluyendo todos los “estilos”.
  2. Ser un mecanismo de investigación técnica para aquellos que entrenan en Karate-do, y, al mismo tiempo, ser un mecanismo para cultivar su mente / espíritu.
  3. Ser un mecanismo para la comunicación cordial entre karate-kas.
  4. Karate kenkyu podrá también contener material sobre otros budo, formas de ejercicio, etc., que debería servir como fuente de referencia tanto directa como indirecta para el karate-ka.

La página termina con la declaración:

El Karate-do es el budo que mejor cultiva el nuevo espíritu del bushido japonés. (Karate kenkyu 7) (12)

Sólo nos queda preguntarnos cuántos más escritos valiosos e informativos habrían sido dejados para los historiadores de Karate y karate-kas modernos si el plan de publicar regularmente Karate kenkyu hubiese tenido éxito.


Traducción de “Practicar Kata Correctamente” de Mabuni

En Karate, lo más importante es el kata. En los katas de Karate están señaladas todas las formas posibles de técnicas de ataque y defensa. Por lo tanto, el kata debe ser practicado correctamente, con una buena comprensión del significado de sus bunkai. Puede que algunos descuiden la práctica de kata, pensando que es suficiente practicar simplemente kumite [pre-establecido] (13) creado en base a su comprensión del kata, pero eso nunca conducirá al verdadero progreso. La razón es que las formas de golpear y parar – es decir, las técnicas de ataque y defensa – tienen innumerables variantes. Crear kumite que contenga todas las técnicas en todas y cada una de sus variantes es imposible. Si uno practica kata correctamente, regular y suficientemente, ello servirá de cimientos para realizar – cuando llegue el momento crucial – cualquiera de las innumerables variantes.

Sin embargo, incluso si practicas los katas de Karate, si eso es todo lo que haces, si tu [otro] entrenamiento está carente, entonces no desarrollarás suficiente habilidad. Si no utilizas [también] varios métodos de entrenamiento para fortalecer y agilizar el funcionamiento de tus manos y pies, ni estudias suficientemente cosas como el desplazamiento del cuerpo y la distancia de combate, estarás inadecuadamente preparado cuando surja la necesidad de utilizar tus habilidades.

Si son practicados debidamente, dos o tres katas serán suficientes como “tus” katas; todos los demás pueden ser estudiados como simple fuente de conocimiento adicional. Amplitud, no importa cuánta, significa poco sin profundidad. En otras palabras, no importa cuántos katas conozcas, no te servirán de nada si no los practicas lo suficiente. Si estudias suficientemente dos o tres katas como tuyos propios y te esfuerzas para realizarlos correctamente, cuando surja la necesidad, ese entrenamiento asumirá el control espontáneamente y demostrará ser sorprendentemente efectivo. Si tu entrenamiento de kata es incorrecto, desarrollarás malos hábitos que, sin importar cuánto kumite y práctica de makiwara hagas, conducirá al fracaso inesperado cuando llegue el momento de utilizar tus habilidades. Esto es algo que debería tenerse muy en cuenta.

Practicar kata correctamente – habiendo comprendido su significado lo suficiente – es la cosa más importante para un aprendiz de Karate. No obstante, el karate-ka tampoco debe descuidar bajo ningún concepto la práctica de kumite y makiwara. Por lo tanto, si uno entrena con seriedad – y estudia – concentrándose en aproximadamente cincuenta por cien kata y cincuenta por cien otras cosas, obtendrá resultados satisfactorios.


Reconocimientos

Se destaca con agradecimiento la amable cooperación de la compañía editorial Yoju Shorin. Al traductor le gustaría también expresar su agradecimiento a su esposa, Yasuko Okane, y a su colega y amigo, Izumi Tanaka, por su asistencia en lengua japonesa. Además, le gustaría reconocer el papel que el Sensei John Hamilton y el Senpai Michael Farrell han jugado al suscitar su propia fascinación con respecto al kata. Como siempre, cualquier error es exclusivamente fallo del traductor.

Sobre el traductor

Mark Tankosich tiene grados dan tanto en Karate Sho-ha Shorin-Ryu como en Zen Nihon Kendo Renmei Jodo. Lee, escribe y habla japonés, y ha vivido en Japón cerca de 15 años. Actualmente él y su esposa residen en la ciudad de Hiroshima, donde él trabaja como profesor de universidad.


Notas

1. Kenzo el hijo de Mabuni declaró que su padre conocía “más de 90 katas diferentes” (Fraguas 178). No está claro si esta cifra incluye aquellas formas que Mabuni creó él mismo.

2. No está claro cuándo o dónde se realizaron las declaraciones que McCarthy atribuye a Kinjo, Sakagami y Kenei Mabuni, ya que McCarthy no ofrece estos detalles. También está en duda a quién hicieron sus comentarios Sakagami y Kenei Mabuni, aunque parece que pudo haber sido al mismo McCarthy.

3. Lamentablemente, Noble no informa de su fuente para esta cita.

4. El título que aparece en el propio artículo, en la página 28 del libro, es “Kumite no kenkyu“, mientras que lo que se lista en el índice de contenidos es “Kumite kenkyu“, sin el “no“. El significado de estos dos títulos es esencialmente el mismo. Pueden encontrarse también variantes en otros títulos de la publicación.

5. Para una traducción al inglés de esto, ver McCarthy y McCarthy.

6. Para una traducción al inglés de esto, ver el “Karate Ichi-yu-Tan” de Swift. (Aunque este título que Swift sugiere – “Karate Ichi-yu-Tan” – parece concebible, este traductor entiende que “Karate isseki-tan” es la lectura correcta de los caracteres japoneses que componen el título del ensayo). Como Swift destaca, aunque el mismo Motobu aparece como autor de este artículo, “… quien lo escribió realmente fue un reportero…, presumiblemente Nakasone Genwa“, que visitó a Motobu en su dojo de Tokyo (Swift 49).

7. El apellido original de Kanken Toyama era Oyodomari (Hokama 37). Bajo este nombre original se escribió “El Kusanku de Chibana”.

8.Karate-den” fue publicado originalmente en la edición de junio de 1930 de una revista japonesa antes de ser reimpreso en Karate kenkyu. Para una traducción al inglés, ver “Hoan Kosugi” por Swift. El nombre de Kosugi puede no resultar tan familiar para el lector como los otros mencionados aquí, pero su contribución a la historia del Karate es bastante única. Aparentemente pintor famoso en su época, Kosugi era el alumno y amigo de Gichin Funakoshi que proporcionó las ilustraciones para el que se dice es el primer libro escrito sobre Karate, el “Ryukyu kenpo karate” de Funakoshi. También diseñó el ahora bien conocido dibujo del tigre que se ha convertido en el símbolo del estilo Shotokan. (Teramoto 15; Cook 65, 98)

9. Todos los comentarios sobre el libro Karate kenkyu están basados en la edición reimpresa de 2003. Se asume, no obstante, que esta edición es esencialmente la misma que la original de 1934.

10. Para una traducción al inglés del acta de esta reunión, ver “La Reunión de 1936” de McCarthy. Para una foto de la mayoría de maestros que asistieron, ver Kim (5).

11. En la publicación hay/había también otros indicativos de que Karate kenkyu era una edición inaugural.

12. Las traducciones de los “objetivos” y las palabras de Nakasone que se presentan sobre ellos son de este autor.

13. La palabra “Pre-establecido” ha sido añadida aquí. Mabuni no utiliza explícitamente esta palabra, pero parece claro por el contexto que eso es lo que quiere decir. Uno asumiría que cuando utiliza “kumite” posteriormente en el ensayo también tiene este sentido.


Bibliografía
  • Cook, Harry. Shotokan Karate: A Precise History. Norwich, Eng.: n.p., 2001.
  • Fraguas, Jose M. Karate Masters. Burbank: Unique Publications, 2001.
  • Hokama, Tetsuhiro. 100 Masters of Okinawan Karate. Trad. Charles (Joe) Swift. Okinawa: Okinawa Gojuryu Kenshi-kai Karate-do Kobudo Association & Karate Museum, 2005.
  • Iwai, Kohaku. Motobu Choki to ryukyu karate. Tokyo: Airyudo, 2000.
  • Kim, Richard. The Weaponless Warriors: An Informal History of Okinawan Karate. Santa Clarita, Calif.: Ohara, 1974.
  • Mabuni, Kenwa. “Kata wa tadashiku renshu seyo“. Karate kenkyu. Ed. Genwa Nakasone. Ginowan, Jap.: Yoju Shorin, 2003. 15.
  • McCarthy, Patrick. “The 1936 Meeting of Okinawan Karate Masters“. Ancient Okinawan Martial Arts Volume Two: Koryu Uchinadi. Comp. y trad. Patrick y Yuriko McCarthy. Boston: Tuttle, 1999. 57-69.
  • McCarthy, Patrick. “Standing on the Shoulders of Giants: The Mabuni Kenwa Story“. Ancient Okinawan Martial Arts Volume Two: Koryu Uchinadi. Comp. y trad. Patrick y Yuriko McCarthy. Boston: Tuttle, 1999. 1-37.
  • McCarthy, Patrick, y Yuriko McCarthy, trad. “Seikan“. Por Gichin Funakoshi. Funakoshi Gichin Tanpenshu. Comp. y trad. Patrick y Yuriko McCarthy. Virginia, Austral.: International Ryukyu Karate Research, 2002. 50-54.
  • McKenna, Mario. “The Life and Work of Karate Pioneer Nakasone Genwa“. Dragon Times Vol. 23: 27-29.
  • Mokuhyo“. Karate kenkyu. Ed. Genwa Nakasone. Ginowan, Jap.: Yoju Shorin, 2003. 7.
  • Nakasone, Genwa. Epílogo del Editor. Karate kenkyu. Ed. Genwa Nakasone. Ginowan, Jap.: Yoju Shorin, 2003. 135.
  • Noble, Graham. “Master Funakoshi’s Karate: The History and Development of the Empty Hand Art. (Pt. 2)” Hawaii Karate Seinenkai Homepage. 28 Feb. 2006 (http://seinenkai.com/articles/noble/noble-funakoshi2.html)
  • Swift, Joe, trad. “Karate Ichi-yu-Tan: A Night of Talking about Karate“. Por Choki Motobu. Classical Fighting Arts Issue 2: 48-49.
  • Swift, Joe. “Hoan Kosugi: The Man Who Created the Tiger“. Dragon Times Vol. 19: 26.
  • Teramoto, John. Introducción del Traductor. Karate Jutsu: The Original Teachings of Master Funakoshi. Por Gichin Funakoshi. Tokyo: Kodansha, 2001. 13-19.
Fuente:
Practice Kata Correctly
Traducción al español: Víctor López Bondía [Con la autorización de Mark Tankosich]
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s